Vicente recupera la confianza al lado del programa Incorpora: “Me siento pleno, útil y seguro de mí mismo”

Vicente recupera la confianza al lado del programa Incorpora: “Me siento pleno, útil y seguro de mí mismo”

Toni Jiménez, técnico de inserción laboral de Projecte Home Catalunya de Tarragona, y Vicente, usuario del programa Incorpora.

Conocemos la inserción sociolaboral de Vicente que, tras buscar orientación laboral y asesoramiento experto en el proyecto laboral de la Fundación ”la Caixa”, ha logrado encontrar un empleo que se ajusta a sus limitaciones físicas y hace que se sienta realizado. Ahora, tras desarrollar un itinerario sociolaboral personalizado junto al programa Incorpora en la entidad Projecte Home Catalunya, la responsabilidad, la rutina y las relaciones interpersonales forman parte de su día a día.

Vicente recuerda muy bien cómo conoció la iniciativa laboral de la Fundación ”la Caixa”: “La relación con el programa Incorpora comenzó cuando me encontraba en el tramo final de mi tratamiento en la entidad Projecte Home Catalunya de Tarragona. Fue justo cuando el equipo terapéutico y el área de inserción laboral del programa Incorpora valoraron que estaba en el momento correcto para afrontar mi inserción laboral”.

El técnico de inserción de Vicente, Toni, escuchó sus necesidades, aptitudes y preferencias para valorar las diferentes vías existentes para impulsar su inserción laboral. El usuario lo resume así: “Empezamos desarrollando un itinerario personalizado y diseñando el currículum, y me ofrecieron acompañamiento en la parte de orientación laboral, ya que una de mis dificultades era asumir mis limitaciones físicas en el ámbito laboral y personal”.

La orientación y el asesoramiento laboral que Vicente buscaba

Vicente confiesa que cuando llegó al programa Incorpora se encontraba en un callejón sin salida en el ámbito laboral. “Con Incorpora he recibido un gran apoyo en muchísimos aspectos. Empecé el proceso de reinserción laboral totalmente perdido, no sabía hacia donde enfocar la vuelta al trabajo”, recuerda.

En este sentido, explica que no sabía en qué se podía especializar laboralmente, pues tenía que descartar sus primeras preferencias: “Cuando empecé con el itinerario laboral no era consciente de mis limitaciones físicas, ya que tengo un problema de columna que me impide realizar ciertos trabajos, sobre todo si hay que estar de pie o hacer esfuerzos físicos. Recuerdo que me quería presentar a procesos de selección y puestos de trabajo de seguridad nocturna, con el impacto que eso tendría sobre mi salud, ya que son trabajos en los que se tiene que estar mucho de pie y yo no podría hacerlo”, y continúa: “Sin embargo, el ansia y la necesidad de trabajar me llevaban a tomar decisiones que no eran viables para mí.”

Ahora, tras encontrar trabajo en la empresa Mullor como controlador de accesos y salidas en la fábrica de Essity, Vicente explica que no podría estar más contento con su paso por el programa Incorpora: “La experiencia ha sido buenísima. Al principio me costó entender la función del programa Incorpora, porque creía erróneamente que era similar a una empresa de trabajo temporal u otras plataformas que impulsan la inserción laboral, pero poco tiempo después me di cuenta de que no tiene nada que ver. El seguimiento, el asesoramiento y el apoyo que ofrecen desde la iniciativa laboral de la Fundación ”la Caixa” han marcado la diferencia”, sentencia.

Una inserción laboral con acompañamiento integral: “Que mi técnico me llame para saber cómo estoy en el trabajo me hace sentir acompañado y apoyado”

El usuario pone especial énfasis en cómo su técnico Incorpora de inserción laboral ha sabido entender sus necesidades y cómo solo así ha podido encontrar un puesto de trabajo perfecto para él. “El objetivo del orientador siempre ha sido el de conseguir un puesto de trabajo sostenible y satisfactorio para mí”, resume agradecido.

Además, en este aspecto destaca que no solo ha recibido orientación hacia un perfil profesional que se adaptase a sus limitaciones físicas, sino que también ha contado con mucho apoyo y acompañamiento en otros aspectos, como la confección de un currículum acorde al puesto de controlador de accesos, la profundización en sus puntos fuertes (y no tanto en los débiles), o la reinvención en competencias digitales, un requisito casi imprescindible en el mercado laboral actual, entre otros.

Vicente no quiere perder la ocasión para agradecer a su técnico de la entidad Incorpora de Tarragona el acompañamiento tan cercano que ha recibido. “La relación es, y ha sido, muy buena, y siempre me he sentido acompañado por Toni Jiménez, mi técnico de inserción laboral. Actualmente, además, seguimos en contacto y mantenemos el seguimiento, algo que valoro muchísimo. En realidad, creo que es una de las cosas que más valoro del programa Incorpora: el simple hecho de que el técnico me llame para saber cómo estoy en el puesto de trabajo me hace sentir acompañado y apoyado”, explica emocionado.

Por último, el usuario recuerda que toda la implicación de Mullor, la empresa con compromiso social que le ha contratado, también ha sido clave en la obtención de su puesto de trabajo y agradece que haya apostado por él.

Trabajos que cambian vidas

La valoración que hace Vicente tras todo este proceso de inserción sociolaboral es excelente: “Me ha cambiado la vida”, resume. “He conseguido muchas cosas tanto a nivel personal como laboral, ya que estaba en un momento en el que necesitaba tener una ocupación en mi día a día, tener responsabilidad, y sentirme realizado, además de aportar mi parte a la economía familiar, algo que hasta entonces no estaba haciendo”.

Además, la inserción laboral de Vicente también le ha ayudado en su rehabilitación, puesto que era una persona con problemas de adicción. “Antes dependía de mi adicción para paliar situaciones de frustración y dolor físico, ya que aceptaba puestos de trabajo para los que no estaba capacitado físicamente”.

Sin embargo, pese a las dificultades, Vicente ha cambiado su mentalidad y su perspectiva de lo que está por venir: “Actualmente, me siento pleno, útil a todos los niveles y seguro de mí mismo. Tengo muchísimas ganas de disfrutar la vida. Me siento feliz”, resume sonriente.

Ahora, tras unos meses en su nuevo puesto como controlador de accesos en Mullor, el usuario Incorpora comenta que va muy contento a trabajar: “Voy con muchísima ilusión y siento que soy muy válido, que me tienen muy en cuenta. Además, siento que me he ganado mi sitio y el respeto tanto del resto del equipo como de la jefatura. Es un puesto de trabajo que puedo mantener, lo que hace que me sienta seguro e integrado. Hay muy buena conexión entre todos los compañeros y compañeras”.

Hasta octubre de este año, el Grupo Incorpora Tarragona ha facilitado 1.024 inserciones laborales de personas en riesgo de exclusión social, de las cuales 30 han sido de personas con problemas de adicción.

Compartir:

linkedin